Guerrero, Parada y Nattino fueron degollados por la dictadura de Pinochet

Homenaje Guerrero, Parada, Nattino – Caso degollados

Un breve pero muy emotivo video subió el Museo de la Memoria a su canal de Youtube.

Se trata de un homenaje a Manuel Guerrero, José Manuel Parada y Santiago Nattino. El primero de ellos era profesor, el segundo funcionario de la Vicaría de la Solidaridad y el último un reconocido dibujante de publicidad.

Aquellos hombres, de izquierda y contrarios a la dictadura cívico militar de Pinochet, fueron secuestrados por agentes represivos y, al día siguiente de su detención, aparecieron degollados, en un camino rural de Santiago.

Esto no ocurrió a inicios de la dictadura, sino en 1985.

Compartimos el video homenaje que publicó el Museo de la Memoria, el cual corresponde a una ceremonia realizada años atrás por colegas de Guerrero. Si te interesa saber más de aquel suceso, puedes leer debajo del video.

El 29 de marzo de 1985, pasadas las 8 de la mañana, frente al Colegio Latinoamericano de Integración ubicado en Los Leones con El Vergel, en Providencia, varios hombres armados que se bajaron de un vehículo sin patente secuestraron al profesor Manuel Guerrero y a José Manuel Parada, funcionario de la Vicaría de la Solidaridad y apoderado del establecimiento. En el forcejeo, dispararon a quemarropa contra otro profesor del colegio, Leopoldo Muñoz, quien cayó al suelo, consciente pero gravemente herido.

La víspera y durante la vigencia del toque de queda había sido secuestrado el dibujante Santiago Nattino. Al día siguiente, los cuerpos de Guerrero, Parada y Nattino fueron encontrados a la orilla de un camino rural en Quilicura, degollados.

Este episodio causó una fuerte conmoción en el país, tanto por la crueldad de los asesinatos como por la impunidad en que actuaron los perpetradores. En el caso del secuestro de Parada y Guerrero, actuaron a plena luz del día, con cobertura de Carabineros que desviaron el tránsito en las inmediaciones, mientras un helicóptero volaba a baja altura en la zona.

El estado de conmoción se sintió con especial fuerza en la comunidad del Colegio Latinoamericano. Un año después de los hechos, organizaron el primero de muchos actos conmemorativos en homenaje a los ausentes, con la participación de alumnos, padres y apoderados, profesores y funcionarios.

Te puede interesar: