Iglesia Providencia de Antofagasta, lugar que fue usado como centro de tortura en la dictadura de Augusto Pinochet

La Providencia: La iglesia donde se torturó en tiempos de Pinochet

En los siguientes párrafos conocerás sobre la Iglesia Divina Providencia de Antofagasta, ubicada a pocas cuadras del centro de la ciudad y que durante años estuvo a cargo de religiosas… Pero también, conocerás la otra cara de este recinto.

Y es que la Providencia, como muchos otros recintos a nivel nacional, fue usada durante la dictadura cívico-militar de Augusto Pinochet (1973-1990), como centro de detención y tortura durante casi la totalidad del tiempo en que Pinochet estuvo al mando de Chile.


Historia de la Providencia

El nombre de Iglesia Divina Providencia corresponde al de la capilla ubicada en la calle Matta con Chuquisaca (Antofagasta) y que fue creada por la Congregación de las Hermanas de la Divina Providencia, quienes eran originarias de Montreal (Canadá).

Esta congregación fue fundada en 1843 por la religiosa de dicha nacionalidad, Emilie Gamelin, y su misión religiosa es ir siempre en ayuda a los más pobres, a los huérfanos, a los adultos mayores, a los sordos, etc.

En 1853 llegaron a Chile y en 1880 por decreto de la Santa Sede (Vaticano) se transformaron en la Congregación de las Hermanas de la Providencia de Chile.

Llegada a Antofagasta

En Antofagasta, la iglesia se comenzó a construir en 1917 y la misión religiosa estuvo enfocada al Asilo de la Infancia de la Divina Providencia, ubicado en calle Chuquisaca, y en la Escuela Nº16, República de Colombia, administrada por las religiosas. Hay que recalcar que los vecinos de la población apoyaban solidariamente el orfanato.

A un costado de la iglesia, posteriormente se construyó un gran internado de niñas llamado Bernarda Morin. El Asilo de la Infancia con los años pasaría a manos de la Corporación “Niño y Patria” de Carabineros de Chile.

El 2 de agosto de 1972, el fisco transfirió el terreno a las Hermanas de la Divina Providencia. No obstante, se desconocen las razones que impidieron la continuación de la permanencia y labor de la congregación en este lugar y el paulatino abandono de sus dependencias, al punto que en agosto de 1973, a sólo unas pocas semanas del golpe militar, el internado Bernardo Morin, que antes albergaba a las jóvenes, fue tomado por la Juventud Demócrata Cristiana para fines partidarios.

Una vez perpetuado el golpe de estado, al año siguiente, en 1974, se expropió el terreno que va de calle Matta 3210 al 3256, esquina Chuquisaca y se indemnizó a la congregación con 40.990.998 de escudos. Todo el sitio y sus dependencias fueron entregados a Carabineros.

Y es en ese momento en que la historia de ayuda a los más desvalidos de la sociedad dio un giro radical. Es en ese momento en que la historia de la Providencia se volvería oscura y no duraría pocos años, sino prácticamente hasta el fin de la dictadura de Pinochet.

Detenciones y torturas en la Providencia

Desde 1974 hasta 1986, la Iglesia Divina Providencia se transformó en un sitio de detención clandestina y de tortura para todos aquellos que se oponían o pensaban distinto al régimen cívico-militar.

Durante más de una década ese recinto fue utilizado por los organismos represivos de la dictadura y, aunque sea descabellado, continuó funcionando el hogar de menores “Niño y Patria”, que se ubicaba justo en la parte posterior del patio, lugar donde se mantenían por momentos del día a los prisioneros.

Y para seguir dando la impresión a los vecinos del lugar de que todo estaba “normal”, al costado de la capilla se continuaron efectuando misas e incluso funcionó un jardín infantil. Aquello consta en las decenas de testimonios de exprisioner@s que pasaron por allí y que recuerdan haber escuchado, durante gran parte del día, risas y llantos de niños.

En ese lugar, bajo la administración y la responsabilidad de las autoridades civiles y militares de la dictadura, y en total impunidad, cubiertos por la vida rutinaria del barrio, varios cientos de personas, trabajadores, pobladores, estudiantes, académicos, intelectuales y artistas de Antofagasta, vivieron el calvario de la detención clandestina y las diversas formas de torturas que se practicaron en el “Centro Providencia”, incluso, luego de sufrir también la tortura en otros lugares clandestinos la región.

Actualidad de la Providencia

Actualmente las dependencias del exInternado Bernarda Morin continúan en manos de Carabineros de Chile y eso que a pesar de ser declarado Monumento Histórico, mención Sitio de Memoria, por el Consejo de Monumentos Nacionales en mayo de 2016.

A pesar de las inmensas gestiones que ha realizado la Agrupación por la Memoria Histórico – Providencia para que el sitio pase a sus manos y poder convertirlo en un punto donde preservar la memoria y contarle a las nuevas generaciones lo que allí sucedió, hasta el momento no es posible y aún -después de varios años de ser declarado Sitio de Memoria- siguen a la espera.

Si deseas conocer más detalles e información sobre la Agrupación Providencia o testimonios de presos políticos que pasaron por allí, puedes hacer clic aquí o en el botón de abajo.